Como gestionar la felicidad en las organizaciones

Como gestionar la felicidad en las organizaciones

por Pedro Amador
Publicado el 5 de marzo de 2021

 

La realidad es que los seres humanos buscamos la felicidad, y tenemos un imán para ella. Hay personas que van por la vida y se les activa su felicidad con bien poco, y hay personas que sólo atraen malas energías. Porque es verdad que todos podemos ser felices, pero la felicidad no la conseguimos de igual forma.

 

La gestión de la felicidad en las personas

 

Personalmente formo en la gestión de la felicidad con una metodología que ayuda a las personas a buscar su felicidad.

Algunas veces al destacar la importancia de trabajar de forma personal la felicidad me dicen:

—No, no, ¡yo soy siempre feliz! —con pasión y mucha energía, aunque la cara le denote una alta carga de estrés.

—No me cabe ninguna duda —respondo siempre con una sonrisa sincera.

 

La realidad es que después de varios años de intentar modelizar la gestión de la felicidad, se comprueba que se consigue con los siguientes pasos:

 

  • Saber cómo estás de feliz ahora, primero es bueno hacerse una foto de nuestra felicidad, ¡saber cómo estamos!
  • Saber lo que te hace feliz, con ese listado de condiciones necesarias o motivadoras que nos atraen, ¡saber lo que queremos! ¡cómo quien hace una carta a los Reyes Magos o Papá Noel!
  • Tercero, hacer cambios para conseguir las cosas que te hacen feliz, ¡claro hay que cambiar! La felicidad no llega sola sin más.

Pero lo importante de la metodología es la constancia. Saber como estás es importante, saber lo que quieres es muy importante, y conseguir los cambios también. Pero tener la constancia de repetir esto una y otra vez de forma continua, es eso lo que marca la diferencia, y la verdadera capacidad de las personas para ser felices.

 

Aquí radica la principal diferencia entre la persona “happy-flower” que está por los cielos diciendo que es feliz, y la persona que de verdad magnetiza con su sonrisa y empatía a cada momento porque sabes que está llena por dentro de felicidad y coherencia, y sabe cómo gestionarla en los momentos malos y buenos. Todas las personas felices tienen un magnetismo fantástico, y todas las personas amargadas o que tienen una sonrisa falsa, tienen un magnetismo patético, de mierda.

 

¿Y al final con quién te quieres juntar? Con el amargado o con la persona que irradia felicidad?

 

El problema es que la vida no es fácil. El contexto muchas veces nos pone en situaciones que no son fáciles de resolver. Leyendo el periódico o mirando a televisión uno cada vez se deprime más. Cuando no son las malas noticias por la pandemia, es algo del medio ambiente. Y estamos con una bombilla que se apaga fácilmente porque todo el mundo está rodeado de malas vibraciones. Muchas personas han perdido la ilusión y las ganas de vivir, y se convierten en auténticos vampiros emocionales que a todo le ponen un problema.

 

 

Como-gestionar-la-felicidad-en-las-organizaciones-Pedro-Amador-2

 

Todo lo que nos hace felices, les disgusta. ¿Qué tiene un nuevo trabajo? —Buenooo ya verás, te lo digo yo… el nuevo jefe que le conozco yo de otras—. ¿Qué tienes una nueva pareja que te encanta? —Buenoo ya verás, te lo digo yo… verás lo que tarda en engañarte… sólo busca el interés—. ¿Qué tienes un nuevo proyecto en el que trabajar? —Bueno ya verás, te lo digo yo… verás cuando empieces a pagar impuestos, no vas a pasar ni al segundo mes—.

 

Al final la felicidad es una cuestión personal que debemos gestionar de forma PERSONAL. ¿Qué podemos hacer cuando queremos alguna cosa que a priori parece complicada? ¿Qué podemos hacer cuando no conseguimos algo a la primera? ¿Qué podemos hacer cuando no nos sentimos bien? ¿Por qué nos gustan ciertas actividades y no otras? ¿Por qué no conseguimos acabar algunos compromisos y es fácil acabar otros?

 

¿Merece la pena ser feliz? ¡Es lo normal! Un niño pequeño nace feliz, ¡sonriendo sin parar! ¡algo maravilloso!, y nos vamos haciendo adultos y veo a personas que les molestan los niños felices. ¡Eso no es normal! ¡La felicidad es nuestro estado natural! Tal y como indico al educar en gestión de la felicidad, el reto es pasar del cómo ser feliz, ¡a saber por qué dejé de ser feliz!

 

Pero en las situaciones difíciles, siempre existen varias opciones. Muchas personas se rinden a la primera de cambio y lloran por las esquinas. Bueno, ¡nadie dijo que fuera ser fácil! La otra opción es la sacar nuestra energía interior y conseguir ser felices hasta con los problemas de la vida. Luchar con la sonrisa para dar esos pequeños pasos que nos lleven a mantener la alegría. ¡Qué se que es complicado! ¡Algunas veces casi imposible!, pero que, por propia experiencia, te comento que se puede conseguir. ¡Todos merecemos ser felices!

 

La vida se vive mucho mejor cuando se vive con y desde la felicidad

 

Cuando se hace de cada pequeño detalle una oportunidad de aprendizaje y de sacar lo mejor de uno, ¡se consigue un proyecto de vida con mayúsculas! Un proyecto de vida que permite dar lo mejor a tus amigos, a su pareja, a su familia, ¡al mundo! Una sonrisa a cada persona que se nos cruza.

 

La gestión de la felicidad en las organizaciones

 

La felicidad en el entorno laboral se puede gestionar. La felicidad no es algo aleatorio que venga del cielo el día que el Gobierno te dice que a todos los que se llaman como tú les ha tocado un sueldo vitalicio de por vida. La felicidad se trabaja con metodologías y herramientas que nos ayudan a conocernos mejor, gestionar nuestras emociones y saber en cada momento alinear nuestras acciones de la mejor forma posible para conseguir nuestros proyectos de vida. En Happiness Play enseñamos a los colaboradores de forma personal y les ayudamos a estar alineados con los objetivos empresariales. La empresa deja a un lado las habituales encuestas de satisfacción o felicidad que tan poco recorrido plazo tienen, y pasan con herramientas como Happiness Play Pro a poder gestionar la felicidad del grupo de forma contínua.

 

La felicidad se puede gestionar, y se debe gestionar de forma personal. Además, las organizaciones, empresas, Gobiernos están para acompañarnos y facilitarnos los apoyos para que esto sea posible en sociedad. Porque ahora hay empresas y gobiernos que están compitiendo por saber quién es el país o la empresa más feliz. Pero la felicidad es para trabajarla de forma personal, no para que sea una competición. Cuando se lleva la felicidad a la competición, estás ignorando el significado auténtico de la palabra felicidad.

 

Lo digo siempre en mis conferencias de motivación o felicidad: que nadie nos imponga lo que hay que hacer para ser felices. O lo que hay que tener. Tenemos que ser conscientes de que la felicidad es nuestro viaje personal, y no existen dos personas en el mundo a las que les haga feliz exactamente lo mismo. Tampoco existe alguien que sea la persona más feliz del mundo, ni tampoco el más infeliz del mundo. Existimos personas, que un día podemos estar más felices y que otro día menos, pero que nuestra gestión de la felicidad será la base de nuestro aprendizaje contínuo.

 

No estamos en la vida para volar por un rato y pensar que alcanzamos el nirvana. Estamos en la vida para usar herramientas y metodologías que nos ayuden en nuestra continua generación de felicidad. ¡Es nuestra decisión! En Panamerican Business School formamos para que aprendas tanto a gestionar la felicidad de los colaboradores como la felicidad organizacional. Sin fórmulas mágicas, solo con metodologías y herramientas que te ayuden en tu gestión empresarial.

Pedro Amador
Pedro Amador
No Comments

Post a Comment

PBS-Icon-0

Más Información

Contáctanos o envíanos un mensaje y uno de nuestros asesores te brindará más información:

 

+502 2327 2660

+502 3131 2018

info@pbs.com.gt

    Abrir chat
    ¿Necesitas ayuda?
    Hola 👋 ¿Cómo podemos ayudarte?