Scrum: Agilizando el avance de las organizaciones

Un scrum es un método de reiniciar el juego en el rugby que involucra a nueve integrantes de cada equipo, que se unen en tres filas de forma muy estrecha, intentando tomar posesión de la pelota.

A principios de los 80, Ikujiro Nonaka e Hirotaka Takeuchi, al analizar cómo desarrollaban los productos nuevos las principales empresas de manufactura tecnológica: Fuji-Xerox, Canon, Honda, NEC, Epson, 3M y Hewlett-Packard, compararon esta nueva organización de equipos, con esa formación de Rugby, con lo que quedo acuñado el término “Scrum”.

Aunque esta forma de trabajo surgió en empresas de productos tecnológicos, es apropiada para cualquier tipo de proyecto en donde se requiere rapidez y flexibilidad.

Los equipos cuentan con un Scrum máster, que se encarga de eliminar cualquier obstáculo que el grupo pueda tener para alcanzar el objetivo de cada fase de trabajo, denominada Sprint (carrera de aceleración). No es el líder, pues todos los integrantes se auto-organizan.

También se nombra un product owner (dueño del producto), que representa los intereses de los accionistas, encargándose que el enfoque del trabajo, este alineada con la perspectiva de la empresa.

Finalmente se forma un equipo pequeño de cinco a diez personas, con capacidades complementarias necesarias para realizar el trabajo. (análisis, diseño, desarrollo, pruebas, entre otros).

Durante cada Sprint, que puede durar entre una y cuatro semanas, se propone un avance determinado en el proyecto y los integrantes se comprometen a realizar ese progreso en el tiempo de duración de esta fase.

Un principio básico de Scrum es el reconocimiento que en el desarrollo de un proyecto los clientes pueden cambiar de idea sobre lo que quieren o necesitan y que existirán situaciones emergentes durante el proceso que no es posible predecir o planificar. Por lo tanto, maximiza la capacidad del equipo para ser flexibles a los cambios.

Las mayores ventajas de este sistema es la reducción de tiempos para el lanzamiento de un producto y una mayor productividad en las organizaciones, eliminando la burocracia en los procesos y aumentando la motivación en el equipo al darle autonomía organizativa.

Un caso de éxito es Spotify, una organización con base en Estocolmo que ofrece servicios de reproducción de música en Streaming y la posibilidad de descargarla. Esta empresa tiene muchos desafíos, por un lado, forma parte de una industria con muchísima competencia. Por otro lado, sus costos de venta son muy altos debido a que las casas discográficas se llevan una porción muy grande de los ingresos que generan los artistas y los álbumes.

Spotify trabaja con grupos que en ocasiones están distribuidos internacionalmente, sin embargo, ha logrado organizarlos en equipos pequeños que son responsables de una parte específica del producto que se desarrolla. Esto les ha dado una agilidad muy grande y una capacidad de ajuste que los hace abrir la mente y ser innovadores, así han mantenido el éxito hasta hoy.

Ellos han individualizado el sistema creando tribus, consejos y gremios, para que cada equipo de ejecución interactúe con los demás grupos. Los consejos y gremios agrupan a integrantes de todos los equipos teniendo en cuenta temáticas afines. Eso les permite mantenerse al tanto de las decisiones y del estado de los desarrollos de toda la organización. De esta manera permanecen alineados pero autónomos.

Los impulsores de Scrum afirman que Google, Amazon y Apple pudieran sacar a Spotify de la batalla en un nanosegundo si estos últimos no estuvieran esforzándose a cada momento por ser rápidos, superiores en sus sistemas y más económicos. Para sobrevivir han tenido que ser Ágiles y permanecer corriendo en la delantera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

evento

Finlandia asesorará a la ...

El Gobierno argentino firmó hoy en París un acuerdo de cooperación en materia de educación con ...

evento

….Y LAS TIENDAS FUERON ...

Una vez hubo un mundo donde los consumidores iban disciplinadamente a las tiendas. Mandaban los ...